Foto: MARCIAL GUILLÉN

Sergio Porlán – Protección

 

 

El cuerpo ha sido objeto de múltiples experiencias para cuestionar su estado de objeto estable y cotidiano, un cuerpo dormido o invisible cimentado por valores sociales que establece una cultura determinada. Se ha legislado continuamente sobre el mismo, sobre su apariencia y se han clarificado las normativas a las que se tiene que someter.

Ante esta “invisibilidad” del cuerpo han sido muchos los artistas que han intentado cambiar este status, a través de diferentes estrategias como la ironía, la representación, la transformación, el reflejo o la propia reconstrucción del mismo. Así, performers como Gina Pane, Chris Burden, Marina Abramovic o Mike Parr, han transmutado su cuerpo a través del dolor, de la mutilación, de la invisibilidad o han llevado al mismo hasta un estado extremo de resistencia, haciendo salir al cuerpo de su estado de inercia, de invisibilidad y poniéndolo alerta, despertándolo. De esta manera, y a través de poder sufrir sobre su propio cuerpo situaciones determinadas, obtenían conocimiento, pretendían saber qué sentido tenía una norma abstracta al comprobarlo por sí mismos; una manera de obtener un conocimiento no racional, sino puramente físico. Se genera así una micropolítica sensorial.

En todos estos actos, el cuerpo siempre queda sometido a una suplementariedad que es narración, que es palabra. En algún momento antes de estar el cuerpo presente, ya ha intervenido el texto o un mundo lleno de intenciones y narrativas que lo nombran. No hay por tanto cuerpo sin el texto. La protección, la envoltura y el suplemento se pueden poner en práctica de muchas maneras, “Protégeme de lo que quiero” es una primera alusión al texto para evitar el deseo, es confiar en el otro aunque sea sobre la base de una incertidumbre. El cuerpo está protegido por el texto y serán las múltiples maneras de transformar el texto las que transformen al cuerpo.

En este Abierto de Acción habrá múltiples formas de ver al cuerpo performado y aludiendo a la protección, enriqueciendo las múltiples posiblidades expresivas para entender el mundo, veremos muchos arcos tensados, que apuntando al corazón aluden a la vez peligro y protección a partes iguales.

Sergio Porlán

Vuelve al Festival